La resolución de problemas familiares

Los psicoterapeutas son profesionales de la salud, principalmente psicólogos, médicos o trabajadores sociales que, después de obtener el título universitario, se especializan en el área de la psicoterapia. Ésta consiste en un proceso de comunicación entre el psicoterapeuta y el paciente que se da con el propósito de mejorar la calidad de vida en este último, a través de un cambio en su conducta, actitudes, pensamientos o afectos.

Básicamente, la psicoterapia se refiere a ese punto de reflexión al que se llega con la ayuda de un profesional acerca de un problema específico. La idea es analizar detalladamente y poner sobre la mesa todos los factores involucrados y así entender de forma clara la situación. Luego, el terapeuta guía a la persona hacia la superación del problema, planteando metas y objetivos buscando un cambio positivo. Las modalidades psicoterapéuticas varían según las características de los pacientes, el problema a resolver, y los distintos abordajes disponibles de acuerdo al caso: terapias de pareja y familia, terapias de grupo, terapias infantiles, etc.

Por ejemplo, en cuanto a las terapias de pareja, éstas pueden ayudar a recuperar ese equilibrio familiar que se pierde cuando los roles principales no logran acuerdos positivos para todos. Pues existe insatisfacción y se presentan reiterados problemas en la relación, los cuales no se logran resolver por sí mismos y, obviamente, esto conduce a discusiones infructuosas o distanciamiento entre ambos.

Ese es el momento preciso para empezar las terapias de pareja, sin embargo, cuando los involucrados son también padres es recomendable incluir a los hijos en una terapia familiar en conjunto, entendiendo que el objetivo de la intervención son los sistemas familiares. La terapia familiar está indicada cuando la finalidad es mejorar la capacidad de los miembros de la familia para apoyarse mutuamente.

Ahora bien, en cuanto a la intervención de los niños, es recomendable aceptar la ayuda de una psicóloga infantil, pues los profesionales en esta área atienden a dos variables básicas que pueden incidir en el desarrollo del niño: el factor ambiental, como la influencia de sus padres o de sus amigos, y el factor biológico, determinado por la genética.

Muchos creen que buscar la guía profesional de una psicóloga infantil significa que no se han hecho las cosas bien o que se ha cometido un error. Hay que recordar que nadie nace aprendido y estos profesionales están capacitados para guiar a los pacientes hacia un camino mucho más sano a nivel mental, físico e incluso espiritual.